?

Log in

 
 
14 January 2011 @ 12:46 pm
Adicto  
Título: Adicto
Formato: Cuento
Palabras: 337
Advertencias: ninguna
Notas del Autor: Entro rapidito en un ciber para subir esto, lo fui escribiendo en un cuadernito después de la junta del domingo. Me gustaron mucho los temas a tratar, se puede sacar tanto de ellos...

enjoy~



Adicto


Es increíble como pierdes la razón, como poco a poco todo se vuelve confuso, borroso, y los limites que te auto impusiste con anterioridad, se pierden en esta maraña de piernas y brazos, en ese nudo humano en el cual te encuentras.

Me gusta. Me gusta hasta doler, hasta sentirme vacío, hasta que el terror de no tenerlo me golpea el rostro y me sume en aquel abismo de pánico, de dudas, de desesperación. Llega un minuto donde lo deseo con todo mi cuerpo, cada vena, cada célula en mí lo necesita a gritos.

Y me sorprendo de mí mismo, me asusto, me aterro al darme cuenta que dependo tanto de esto. De ti, de tus labios, del sabor a sal que cubre mi piel, de aquella esencia pegajosa que se estanca en mi espalda, se esparce, se hace dueña de nuestros roces.

Lo necesito.

Necesito aquel roce de cuerpos, aquella fricción contra las sabanas. Necesito ese calor para hacer arder mi sangre, para sentirme vivo y llorar al darme cuenta que te tengo, que me tienes, que me haces pasar por parajes de sudor y de sal, de desesperación, donde los gritos ahogados se pierden en el vacío de tu boca. Donde la almohada es la única testigo de esto, la única junto a las paredes que no me juzga, que me entiende, que sabe que sin esto no soy más que un cuerpo desierto, perenne de toda vehemencia.

Te necesito. Lo necesito hasta doler, hasta abrir los ojos y utilizarte para soportar otro día sin caer, sin temblar, sin mostrar los signos de un adicto a quien le han quitado su droga. Mi droga, mi exquisita droga.

Y cae la noche, otra vez regresas a mi cama, a mis brazos, a mis piernas, a mi boca. Como siempre te espero, ansioso, desesperado, casi al borde de la locura misma. Repitiendo una y mil veces, intentando autoconvencerme de aquello que sé es mentira, pero mi cabeza no deja de decirlo:

“Puedo vivir sin ti”…

 
 
Mood: creativecreative